viernes, 31 de julio de 2009

CRÓNICA - ANNI B SWEET - BÚHO REAL

La cantautora ofreció un breve concierto en Búho Real ante 70 personas.

Los dulces versos de una chica muy tímida

*****
ANNI B SWEET - BÚHO REAL - 30 de julio de 2009



Mucho va a tener que aprender la inocente Anni B Sweet sobre el escenario para que los tiburones no la devoren. Es cuestión de tiempo que su timidez, explícita hasta la extenuidad, pase a un segundo plano y, de alguna manera, no desluzca sus grandes canciones, sencillas y delicadas piezas de folk sin pretensiones.

Anni es así. Lo comprobamos hace un mes cuando intentamos preparar una entrevista larga y nos salió de quince minutos. Habla poco. Quizá sus canciones ya lo digan todo por ella. Tiene un gusto exquisito y una voz que perdura en la memoria.

Lo de anoche en Búho Real, ante poco más de setenta personas es, desde luego, un acto de valentía. Ella y su guitarra se valen para emocionar a veces (las más) y aburrir un poquitín en otros momentos (las menos), pero sobre todo para dar un concierto mucho más que decente con lo mínimo.



No todo Start Restart Unido es perfecto y eso se materializa en directo. Pero no sólo escuchamos Motorway o Song Of Pain. En su día, nos confesó que se estaba arrancando en castellano y que le costaba horrores. Vísteme, la última de la noche en castellano es un temazo tan grande como los demás

En un género en el que muchas veces se estila más ser cool que hacer buenas canciones, queda la duda de si Anni logrará perdurar y no ser una sombra de Lourdes Hernández (que, por otro lado, la duda es exactamente la misma con Russian). El tiempo lo dirá todo. Buena es. Pero claro, hoy en día, eso no significa nada.

KIKE DEL TORO

miércoles, 29 de julio de 2009

ENTREVISTA A LOS SEIS DIAS

“Estamos en la frontera entre el indie y el comercial. Y ahí es muy difícil que te acojan.”


Se definen como pop melodramático. Los Seis Días son cuatro chicas y dos chicos. Se podría decir que hacen tal o cual género, pero lo más claro es afirmar que tienen buenas canciones. Desde Barcelona, el sábado pasado vinieron a la capital para presentar por vez primera “Lunes”, un prometedor debut que lleva tres meses en la calle y que viene con vocación de permanencia. Su actual single, un dúo con Santi Balmes (de Love Of Lesbian) es una preciosa y delicada declaración de intenciones de lo que podrían llegar a ser en un futuro. Desde aquí les deseamos suerte y te recomendamos encarecidamente “Lunes”.

Hoy es la presentación en Madrid, la primera. ¿Será especial?

(Aina) Sí. Van a venir bastantes amigos. En Madrid no hemos tocado aún y esperamos a gente de la profesión y a algunos seguidores de Valencia y otros lugares.

¿Incrementa la responsabilidad?

Están las dos partes. Lo quieres hacer bien por no defraudarles pero el hecho de que sean colegas también mola.

¿Por qué el nombre de este grupo?

(Nereida) Al grupo no le gustaba los domingo. Es el típico día que estás de resaca, la antesala del lunes. Y decidimos que fuera como Los Seis Días

¿No ensayáis los domingos?

(Aína) La verdad que una época sí. (Risas) Es un poco una paradoja. Hay un día de la semana que no te gusta, pero si lo eliminas, el día anterior va a convertirse en el nuevo día chungo. No tiene mucho sentido, pero queríamos sacar esa idea.

¿Podríais definir para quien no os conozca qué sonido diríais que emana el disco?

(Nereida) Pop melodramático con momentos guerrilleros.

(Aína) Es lo que decimos siempre. Es un disco de color de rosa (Nereida la mira extrañada). Muy arreglado a nivel de las guitarras acústicas, de los teclados...

(Nereida) De color de rosa tampoco …(Risas)

(Aína) No, no... a ver... no es una buena definición. En el sentido de que tiene muchas capas armónicas acompañadas de una base rítmica muy potente.




Se os ha definido como épicos, que es una cosa que yo siempre oigo con muchos grupos, pero no entiendo ni muchas veces comparto

(Nereida) Lo bautizó Aína

(Aina) Cuando estamos arreglando una canción y terminándola de componer buscamos momentos de guerra. Una situación con muchas subidas, muchas cargas de batería. El imaginario que me venía sería ese, orientado a una guerra amorosa.

¿El sonido en directo cambia?

(Nereida) Bastante. Es más alegre, más llevadero. No hay tanta carga emocional. Estando allí ven que no todo es verdad, que estás vivo (Risas)

(Aína) Por momentos en el disco todo es más artificial, pero en directo no hay ni trampa ni cartón.

¿El hacer canciones en tono decadente es marca de fábrica o provocadas por alguna situación personal?

(Nereida) Las canciones nacen siempre de la misma forma. Yo hago una canción en casa y en el local tomamos la dirección en la que nos gustaría trabajar con ella. De serie viene como una canción de autor y allí le damos el toque de Los Seis Días. Lo que hablan las canciones entonces vienen de cosas que suceden, de tu vida personal.

¿Qué formación lleváis en directo?

(Aína) La típica del pop-rock. Batería, bajo, guitarra eléctrica, teclados y voz. Desde hace medio año hemos incluido una segunda guitarra.

Contadme sobre el proceso de grabación de este disco con Ricky a la producción

Empezamos con el disco en septiembre de 2007 y nos pusimos en contacto con él, que era nuestro Dios en esto de la producción. Le gustó mucho cuando fuimos al local, escuchamos los temas y al cabo de ocho meses, el verano pasado entramos en estudio a grabar.

¿Dónde os tratan mejor a nivel de público? ¿Barcelona?

(Nereida) No. (lo dice descojonada)

(Aina) Barcelona es complicado.



¿Para la música independiente también?

Es que es un circuito muy cerrado. Nosotros estamos en la frontera entre la música independiente y la música comercial y entrar en ese ámbito es muy difícil.

Supongo que este año es muy difícil triunfar en la música independiente si eres una chica y no haces folk

(Risas de las dos)

(Aína) Es verdad. Lo que hacemos nosotras es, salvando las distancias, lo que hacían los Piratas. No hacemos ningún género en concreto por lo que encajar es muy difícil.

Tampoco pretendéis ser indies por cojones

(Nereida) Claro que no.

La que me decías de Piratas. En verdad ellos, nunca fueron independientes. Quizá el último disco, pero eran un grupo de pop acogido por los indies

(Aina) Exacto y los medios de comunicación les trataron muy mal. Les costó mucho entrar en los circuitos.

¿Estáis satisfechas con el resultado de este trabajo?

(Nereida) Tal y como está hoy en día las discográficas y cómo está el tema de sacar un disco, la verdad es que sí. Estamos más al día a día, a la gente que nos contesta y nos sigue que por la prensa y los medios.

¿Cómo os han tratado los medios?

En general las críticas están siendo buenas. Pocas pero buenas (Risas)

(Aina) Puedes decir me gusta o no me gusta, pero encontrar muchos argumentos para ir a cuchillo es muy difícil, porque está muy bien hecho. Lo que es caer en gracia, como han caído otros grupos, la verdad es que no lo hemos conseguido aún.

¿Qué meta os ponés a corto plazo?

(Nereida) Es que el disco ha salido tarde para que nos contratasen en festivales y demás.

(Aína) A partir de septiembre vamos a ir a saco tocando todo lo que podamos durante un año, hasta el próximo verano. Cuando terminemos esa gira ya nos plantearemos grabar un segundo disco.




Da la sensación de que este disco está grabado en directo. La banda a la vez.

(Aína) Pues no. Va pista por pista. Lo que pasa que antes de entrar a grabar machacamos tanto que lo podíamos haber grabado así. Es cosa más de nuestro productor, que tiene ese método de trabajo y nosotros lo respetamos. Consiguió que el sonido fuera bastante vivo.

Tenéis un dúo con el vocalista de Love Of Lesbian, Te Odio. ¿Cómo surge la colaboración?

Alba, teclista del grupo es super fan de Love Of Lesbian. De hecho, sale en los agradecimientos de “Maniobras de escapismo” y le defendía en todos los foros. Al final se hicieron amigos. Cuando decidimos grabar, Santi ya nos seguía, nos vino a ver y fue todo muy rápido.

Es una canción bastante explícita.

(Nereida) Sí. Fíjate. No iba a entrar en el disco. Fue en el último momento. Nació de un cabreo (se ríe)

¿Te quedaste a gusto?

Sí (Risas) Es lo típico que hay que escupir de vez en cuando para sentirse bien

(Aína) Además Nereida suele traer las canciones sin acabar, y ésta la trajo tal cual.

¿En qué ciudad notáis una mejor resupuesta?

(Aina) En Barcelona muy poco a poco hay respuesta. Había mucha gente en Apolo. Pero te digo que sales a otro sitio y son más agradecidos. En Bilbao, por ejemplo. Quizá porque en Barcelona hay tal cantidad de grupos que es más difícil destacar. Hay demasiados conciertos.

Cuando os escuché me recordó tu voz a la de Eva Amaral

(Nereida) No (lo dice como si no fuera la primera vez – no lo es - ) Nos han comparado con ella pero no lo puedo ver.

(Aína) Soy incapaz de verlo pero si que nos lo han dicho

(Nereida) Ójala lleguemos donde ha llegado Amaral. Por trayectoria, son impecables. Pero no creo que se nos pueda comparar. Los he escuchado como todo el mundo, pero no es un grupo que me haya marcado o influido de ninguna manera.

(Aína) Nos ha influido más Iván Ferreiro en solitario o en Piratas que Amaral.

KIKE DEL TORO

martes, 28 de julio de 2009

V ANIVERSARIO DE PUPILO RECORDS

¿Puede un sello independiente sobrevivir cinco años hoy en día?


Tiempos cambiantes. Quien no graba un disco hoy en día (separamos claramente el mayor o menor grado de calidad del mismo) es porque no quiere. Con Internet, la tecnología y un poquito de suerte es rodar y rodar. No todo es blanco o negro. Ni tienes que prostituirte musicalmente hablando para que una multinacional te lance al estrellato, ni tampoco estar desesperado para que un sello (pequeñito) edite tu disco y le de alguna salida.

En nuestro país hay casi dos centenares de sellos discográficos que no hacen otra cosa sino apoyar a las bandas noveles que más difícil lo tienen. Nos hemos centrado en uno que este mes cumple cinco años y que ha sido, en parte, responsable del éxito de Catpeople (Foto 1), entre otros muchos otros grupos de la escena underground.
Pupilo Records lleva a grupos como Los Seis Días (Foto 2, con el vocalista de Love Of Lesbian), pop melodramático de altura o The Blows, así como los ya lanzados Catpeople.

Ángel Ortiz, uno de los responsables del sello empezó a dar forma al proyecto de la forma más natural: “Veía conciertos, hacía promociones, organizaba algunos eventos y quería participar, no ser un mero espectador. Sacar mis bandas. Si tienes conocimientos de la escena, como era mi caso que había trabajado en promotoras y con gente del circuito y de los medios, te animas más y es un poquito más fácil."

Y es que la cosa va de contactos. Lo que aporta un sello en palabras de Ángel es “un plus a nivel de gestión y promoción”. Un sello te coloca en el circuito de salas y consigue que tu nombre llegue a diversas publicaciones especializadas.

¿Se acepta todo lo que llega a la oficina de Pupilo? Evidentemente no. Pero aquí todos reciben palos. “Alguna vez hemos tenido interés en sacar una banda y nos han dicho no querer saber nada de nosotros. Bien por otros planes, bien porque son aún mucho más independientes que los demás como para entrar en un sello

La mayoría de los casos, no obstante, es decir un “no”. “Estamos abiertos a cualquier propuesta, de hecho, nos llegan maquetas a la oficina que, a priori, no entran en nuestra linea editorial. Si hay algo interesante, adelante. Lo que pasa es que hay un montón de maquetas y obviamente no puedes sacar todo”.

Como persona que ha trabajado antes en multinacionales y otros trabajos, Ángel lo tiene claro: “Hay artistas con los que no coincides. Cuando trabajas para ellos, lo que deseas es que le vaya bien a tu colega, aunque compartas muy poco con él musicalmente hablando”. En un sello como Pupilo queremos se unen las dos cosas. “Tiene que haber una relación más allá aparte de la meramente profesional”.




¿Qué sale más rentable? Quizás por sus palabras nos queda claro que un sello lo que te pone es en el camino. Y ayudar, lo hace. Aún así, la autoedición es absolutamente válida. “Cualquier banda tiene derecho a poder salir y no necesita ningún sello. Nosotros sacamos bandas y tenemos los recursos, los contactos y la estructura para colocarles en el punto de mira, en los medios”.

La industria no es sólo lo que vemos y lo que nos cuentan. Hay muchas posibilidades abiertas para poder poner en funcionamiento tu disco en la calle, además de Internet y de plataformas sociales. “Nos tomamos nuestro trabajo como una plataforma de servicio para bandas noveles”.

KIKE DEL TORO

lunes, 27 de julio de 2009

CRÓNICA MTV MURCIA NIGHT

Amaral y Second arrasan en la primera edición del MTV Murcia Night

MTV MURCIA NIGHT - (Amaral, Placebo y Second) - 26 de Julio de 2009



Unificar todas las sensaciones que, a su término, un festival deja en tu cabeza es considerablemente complejo. Mucho más en uno como el de anoche en Cartagena que tuvo momentos gloriosamente históricos y otros considerablemente penosos.

Vamos por partes. Aclarar que, impresentables espantadas aparte, el sonido no fue todo lo nítido y potente que cabría esperar en un evento de repercusión planetaria y presupuesto millonario, en ninguna de las actuaciones, incluída la de Amaral, que se llevó los mayores aplausos. Pero eso no quitó que la velada de anoche fuera memorable por muchos otros momentos.


SECOND

*****

Responsabilidad grande la de arrancar una velada que se presumía histórica. Jugaban en casa (polémicas nacionalistas aparte), pero eso no quitó que los nervios no estuvieran presentes durante su actuación. Era una noche especial para el grupo. Un baño de masas y un concierto que dará la vuelta por televisiones de todas partes. No tuvo la magia de la cercanía de otras ocasiones, pero coño, si la consiguen ante 25.000 personas es para ponerles una calle.


José Ángel Frutos no es Mathew Bellamy ni Thom Yorke. Tampoco Richard Aschroft o Bunbury. A todos ellos recuerda pero no se llega a parecer a ninguno. Tiene suficiente presencia escénica, elegancia estética y buen gusto en voz y movimientos para considerarle uno de los mejores front man, si no el mejor, que ha dado el pop independiente del siglo XXI.


La grandeza de Second reside, en que, además, el resto del grupo está sobradamente a la altura de su vocalista, incluso cuando la birria de sonido destroza la guitarra de Guirao (guitarrista solvente y versátil en la línea de Rafa Domínguez) de un temón del calibre de Más Suerte.

Durante una hora desgranaron la mayoría de los temas de Fracciones de un Segundo, el disco con más hits por metro cuadrado del 2009 y también evidenciaron un rollito un poco talibán con su producción anterior (en inglés sólo sonó Invisible). Rincón exquisito, Palabras, A las diez, Rodamos, Silencios, Horas de Humo o Tu inocencia intacta, entre otras, completaron el set list que vienen rodando por toda España durante los últimos meses.


El público estuvo un poco frío, y, en líneas generales el show fue más técnico que emocionante. Pero poco importa. El nivel estaba demasiado alto como para que no fuera la mejor manera de empezar el festival.

PLACEBO

*****
Vaya por delante que me considero admirador de la banda desde hace muchos años. No especialmente de su último disco, notablemente irregular, pero sí de los contínuos bandazos que han hecho que la reinvención sea el principal sello de identidad que los ha convertido en los reyes de la música alternativa.

Anoche se portaron mal. A las claras. Cierto que el sonido no fue todo lo solvente que necesita una banda como ellos, pero la profesionalidad también se materializa en la capacidad de adaptación, de salir adelante en los problemas “cotidianos” y, sobre todo, en el respeto hacia los 25.000 fans que se acercaron hasta Cartagena desde distintos puntos de la geografía española.

Ellos no hicieron su trabajo, así que yo tampoco voy a hacer el mío. Pasamos al siguiente grupo.

AMARAL

*****
Difícil prueba la de Eva y Juan anoche. No porque no se hayan visto en tesituras masivas como la de ayer en decenas de ocasiones a lo largo de su carrera, sino porque en un ambiente viciado por los fans decepcionados de Placebo, tenían que quitar de alguna manera el mal sabor de boca de los que decidieron quedarse a terminar la velada.



Pero ellos están por encima de todo. A veces tiran un poco más por esa vena popular que frecuentemente les dan números uno en la onda radiofónica. Otras, por ser unas fieras del rock cual White Stripes cantando a Revoluciones o a la más nostálgica amistad.

Eva lleva un vestido negro y chaqueta blanca. Juan camiseta blanca y chaleco negro. Buena metáfora para lo ellos que ellos son y representan. Dos caras de una misma moneda. Un mismo artista dividido en el talento inmenso de dos músicos profundamente melómanos que se complementan, ayudan y equilibran dentro y fuera del escenario.



Kamikaze (junto con Concorde, lo mejor de su disco) abrió fuego. Bajo su máscara de gata, Eva arañó (e hizo daño, a buenas) con su espectacular voz y Juan, con un sencillo riff de guitarra encendió a las (por esas horas de la noche) 30.000 personas que completaron el aforo acotado por la organización. Fue una noche de grandes éxitos. Tarde de domingo rara, Perdóname, El universo sobre mí, Moriría por Vos, Te necesito, Las puertas del infierno o No sé que hacer con mi vida.

Se echó de menos sus set acústicos habituales o alguna canción que no fuese single. En defintiva, alguno de los detalles que habitualmente los hace diferentes. Quizás no era una noche para eso. A cambio, nos regalaron una atípica versión de Dot Dot Dot, con Alondra Bentley, preciosa, y una electrizante En sólo un segundo, en la que más se evidencia la sobrenatural voz de Eva.


Pocas sorpresas, como decimos. Pero claro, uno ve a Eva levantando su pie de micro ante 30.000 personas o cantando Sin ti no soy nada, la canción que hace ocho años presentaban humildemente en garitos pequeñitos a guitarra y voz y necesita poco más para saber que están ante la mejor banda del pop español. Porque, toquen donde toquen, Eva y Juan siempre serán los chicos que no sólo hacían pop nostálgico y melodramático, sino también buenas canciones.

Regusto amable en general por ver a dos bandas tan impresionantes como Second y Amaral, pero también un poco de pena por no haber podido disfrutar de Placebo. Con absoluta sinceridad, hubiese sido un gran concierto.

- NOTA 1: A nuestra vuelta a Madrid, Placebo ya han hecho público un comunicado pidiendo disculpas. Las formas fueron equivocadas, pero por lo menos, aunque sea tarde, han dado explicaciones.

- NOTA 2: Por supuesto, nos quedamos bailando hasta que cerró el festival al ritmo de las sesiones de James Lavelle y James Murphy.
KIKE DEL TORO

sábado, 25 de julio de 2009

CRÓNICA - NENA DACONTE - COLLADO VILLALBA

5.000 personas acudieron al concierto gratuito de Nena Daconte en Collado Villalba

Desubicado agradable pop

**1/2 / *****

NENA DACONTE - Plaza de los Belgas de Collado Villalba (Madrid) - 24 de julio de 2009



De anoche se pueden hacer varias lecturas. Y probablemente todas igualmente válidas. ¿Fue un concierto malo el de Nena Daconte en Collado Villalba? Pues depende de por donde lo mires. La Plaza presentaba un aspecto desolador diez minutos antes de empezar. Sin embargo, en cuestión de quince minutos se llenó buena parte del aforo (entrada libre: unas 5.000 personas).

Nena Daconte tienen una buena fórmula de agradable, melodioso y multicolor pop que si bien sería una gozada desmigarlo en una sala de conciertos acondicionada para los minimalismos de un dúo considerablemente infravalorado, en un emplazamiento masivo se hace un pelín pesado. Huyen en todo momento del prototípico mainstream que no escucha nada más allá de lo que su radio de referencia le ofrece, pero a Mai y Kim se le notan sus influencias y sus cabezas (bien) pensantes llenas de música.



Quizá por eso encajaron poco en un concierto gratuito de estas características. La voz de Mai, única (por exclusiva), pero un poco monótona y los cuatro o cinco singles que han radiado masivamente no fueron suficiente para convencer al público de la plaza, que sí, cantó Tenía tanto que darte a todo pulmón pero no tanto Mentiras o la gran parte de su celebrado "Retales de Carnaval".

90 minutos, escasitos en los que les da tiempo a cantar por REM, o por Elvis Costello (Allison), a encandilar con El Aleph, pero también a aburrir un poquitín con Retales de Carnaval casi al completo. Como decimos, la cosa no es culpa de ellos, sino del tipo de recinto, muy lejos de donde debería tocar un grupo de estas características.



Como bien dijo un espontáneo: “Para que una tía me venga a contar sus penas me voy al psicólogo. Estamos de fiesta”. La impresión general fue, con matices, y más o menos, esa.

KIKE DEL TORO
FOTOS: RAMÓN MATÍAS

viernes, 24 de julio de 2009

CRÓNICA - TEQUILA - PLAZA DE LOS BELGAS (COLLADO VILLALBA - MADRID)

Rot and Roll actitud

*****

TEQUILA - Plaza de Los Belgas de Collado Villalba (Madrid) - 23 de julio de 2009



Todo empezó aquí. Nunca han sido el mejor grupo de rock and roll patrio. Pero sí los primeros. Anoche, una formación base de cualquier banda de rock and roll (dos guitarras, bajo, teclado y batería) capitaneada por un desubicado Alejo Stivel dió forma a canciones con más de 30 años de historia y animó una semivacía (se fue llenando poco a poco) Plaza de los Belgas en Collado Villalba (2.500 personas, gratuito).

De primeras, un concierto de Tequila en estas condiciones extraña un poco. Primeramente porque volvieron para unos pocos conciertos y llevan ya año y medio en la carretera. Porque el previsible apoteósico lleno del Palacio de los Deportes se quedó finalmente en dos modestas Rivieras (para Tequila), porque hacer creíble con cinco décadas a la espalda un repertorio que compusieron cuando aún no tenían barba es una tarea difícil que no superaron y porque da la sensación de que, en el fondo, quizá la gente no les echaba tanto de menos.

Lo que pasa es que Tequila, con el nombre implícito por bandera, es sinónimo de rock and roll. O mejor dicho, Ariel Rot, sólo, acompañado, cantando tangos o incluso vestido con tutú siempre es garantía de talento. Basta escuchar 10 segundos del sonido de su guitarra y 20 sobre el escenario para comprobar que toca la guitarra con la misma (aparente) dificultad con la que respira y que sólo con su presencia sale adelante cualquier propuesta, por poco creíble que parezca.

Arrancaron con el Rock and Roll en la plaza del pueblo que tan machacado está en las fiestas populares y que tanto pegaba en el emplazamiento de ayer para seguir con una sucesión de temazos uno detrás de otro, que, si bien ahora les asesinarías por cantarlos (es un decir, no sigan la literalidad), antaño bailaste como si no hubiera mañana. Mira esa chica, Me voy de casa, El barco, Nena, Las cosas que pasan hoy y, como no, Dime que me quieres y Salta destacaron a lo largo de casi dos horas en un concierto más que decente.

El público se lo pasó bien y una sesión de rock and roll actitud siempre es bien recibida. Eso sí. ¿De verdad es necesaria la figura de Alejo Stivel en el escenario? Rot también canta mejor...

KIKE DEL TORO
FOTO: *FOTO DE ARCHIVO (anoche no dispusimos de cámara) www.gentedigital.es

jueves, 23 de julio de 2009

ENTREVISTA A THE MONOMES

"Todavía se puede aprender mucho de los grandes maestros del rock"




"Coño, que nos conoce, que había oído hablar de nosotros" Le dice Rafael a Edward antes de empezar medio sorprendido medio extrañado. Buena señal. No van de estrellas. De hecho, el mismo batería saluda nada más llegar y pide disculpas unas cuantas veces cuando apenas se han retrasado diez minutos. Por sonido, y, sobre todo, por calidad, nadie diría que esta banda apenas supera en su mayoría los 20 años. Pertenecen a una nueva generación, y eso se nota hasta por su forma de ensayar, a cientos de kilómetros cada uno. Aprovechamos su prueba de sonido en Galileo Galilei para entrevistarles y conocer en persona a los responsables de uno de esos discos tan imperfectos como prometedores que permiten ver a la mejor banda del nuevo pop - rock anglo (hecho por jóvenes) que ha dado este país en los últimos cinco años. Probablemente ni lo sepan, pero mejor. Sigue leyendo.

Vamos a empezar hablando de los nervios, si es que los tenéis para esta noche...

(Edward) Cada vez hay menos, pero es imposible superarlos.

(Rafael) Es bueno que los haya. Sales al escenario con más garra.

(David) Me acuerdo que hace dos años salía temblando. No sabía muy bien lo que tenía que hacer. La experiencia te va quitando el miedo escénico y se llega a disimular.

¿Conocíais esta sala?

(Rafael) Sólo de nombre, somos bastante jóvenes y no la tenemos muy interiorizada.

Lo van a ver sentados. Cosa no muy habitual en vuestros conciertos

Veníamos sin saberlo. Hace un par de semanas hicimos un concierto en el Auditorio Julio Cortázar y estuvimos con gente sentada. Lo curioso es que aparte de eso, tenían 80 años. Fue una experiencia interesante (con sorna)
Sois un poco atípicos. Cada uno es de un sitio distinto. ¿Cómo lleváis los ensayos?
Ciberensayo. Explotamos al máximo Internet y las nuevas tecnologías. Hablamos con web cam y ensayamos por Skype.

(Rafael) Me río porque esa es una palabra patentada de David. Hay un vaivén de emails acojonante.

(Edward) Cada dos meses nos juntamos en persona para ensayar.

¿Cómo son esas sesiones de ensayo?

(Rafael) Muy intensas. Lo bueno es que con los e mails vamos grabando temas nuevos y avanzando. David tiene un estudio en su casa y graba. Nos lo manda a todos. Cada uno da su opinión de que pondría y que quitaría y nos lo volvemos a mandar. Hacemos los arreglos. El resultado es una especie de borrador y cuando nos vemos la retomamos, aunque no nos acordemos de su nombre.

(David) En una hora la tenemos resuelta.

¿Entonces no hay tanto problema?

(Edward) (Risa sarcástica en general) En el tema composición no. Ahora bien, para los conciertos se nota que podríamos dar mucho más si estuviéramos todo el día juntos.

(Rafael) De hecho lo damos. Estamos acostumbrados. Vienes el 24 de noviembre, el 25 tienes 3 entrevistas y el 26 es el concierto. Ahí no sabes que hacer, y lo que nos queda es echarle valor y ganas.

¿Tiene mucho protagonismo la improvisación?

(David) Cada vez menos. Este verano hemos tenido bastante tiempo para prepararnos bien.

(Rafael) Intentamos que haya la menor improvisación posible. Aunque no lo parezca, en todos los conciertos hay muy pocas cosas que no estén previstas. Se preparan para que parezca que están improvisados.

¿Estáis satisfechos con el resultado de Give It an M?

(Edward) Si. Es un disco hecho con cariño y con una mentalidad humilde. No había presupuesto para más. Se grabó tal cual sonamos. No hay ni trampa ni cartón.

¿Hay diferencia entre vuestro sonido de estudio y el directo?

(Rafael) Humildemente, sonamos mejor en directo.

(Edward) Nos hemos encontrado con buenos locales para ensayar.

(Rafael) The Monomes somos un grupo de directo y el disco se grabó en un estudio tocado en directo en la misma toma.

(Eddie) Retocamos cosas pero la base principal la sacamos del tirón en una misma toma.

(Rafael) Todo se puede mejorar, pero estamos muy contentos.



Una pregunta evidente. Siendo cada uno de un lado ¿cómo surge el grupo?

(Eddie) Rafa y Javi empezaron juntos tocando en una Escuela de Música. A través de un amigo común me incorporé yo. Estuvimos buscando cantantes durante una temporada hasta que dimos con Edward. Se acopló perfectamente y tiramos para alante.

(Rafael) David y yo nos conocíamos del Liceo francés de Madrid. E íbamos al mismo instituto.

¿Tocáis algún instrumento aparte?

(Rafael) El piano, tengo formación clásica.

(Edward) Yo tocaba la trompeta de pequeño, pero ya no. (Se ríe)

¿Cómo lleváis las críticas? De momento son positivas

(David) Son buenas. Tampoco creo que nos conozcan tanto como para que nos acribillen. Seguro que tenemos puntos buenos y malos.

(Edward) Al principio cuando salió el disco salieron algunos blogs con opiniones bastante duras. Nos ponían como una mierda. Me rallé mucho la primera vez que leí una mala opinión. Pero es lo que hay. No se puede gustar a todo el mundo.

(Rafael) Creo que a nosotros mismos no nos gustan los mismos grupos. No coincidimos en gustos. Las críticas son constructivas, pero hay algunos que van a hacer daño. Esas son las que menos molestan. En este mundo hay mucha envidia. (David sonríe irónicamente) Y entre los artistas también. Creo que entre los cantantes y los actores se deberían de echar una mano entre ellos porque es de lo que vivimos. España es como es.

¿Habéis hecho amigos en el mundo de la música?

(Edward) Íntimos no.

(Rafael) Andrea di Prieto es un músico especacular que nos produjo el disco. No sólo le admiramos sino que le consideramos amigo. Esta noche va a venir al concierto.

(Edward) El Cigala nos vino a saludar.

Llama la atención que os guste El Cigala o Vicente Amigo

(David) No nos cerramos a ningún estilo. Escuchamos de todo.

(Rafael) Hay cosas que te gustan más o menos. Algunas nos influyen y otras no.
Supongo que tenéis un buen recuerdo de Garibaldi. Habéis tocado dos veces.

(David) Sí. A la gente le gustó mucho. Salió muy contenta. Estaban muy animados. Agrada mucho a un artista que la gente cante algún que otro tema nuestro, más siendo en inglés.

(Edward) Lo malo es la forma de la sala. Es una L. Y en el medio está el escenario. Parece que tocas para la esquina. O tocas para un lado o para el otro.

(Rafael) Les estamos muy agradecidos. Hay una buena relación con ellos y nos tratan bien.

¿Podríais definiros?

(Eddie) Es una pregunta un poco difícil. Cada uno tiene sus influencias. Hacemos una mezcla, una fusión de estilos. Yo aporto cosas más heavies pero David le da más al clásico y Edward más al funky.

(Rafael) Solemos decir que The Monomes suenan a The Monomes. A través de nuestra música intentamos conseguir que el rock clásico de los años 60 y 70 siga vigente. Hay tintes del rock europeo e incluso del hip hop. Naturales de aquí no hay nadie pero todos hemos vivido aquí. Hay una parte de España muy importante. Todavía se puede aprender mucho de los grandes maestros del rock.

(David) Que no se pierda lo clásico. Vamos a una tienda de discos y se hace una música que no tiene nada que ver con las raíces.

¿Cuál es la mejor promoción en Internet?

(Edward) Facebook y My Space, que es el origen de la promo de una banda en Internet.
Precisamente sorprende que en My Space no tenéis un número excesivo de visitas.

(Rafael) A mí también me sorprende pero también es verdad que sólo lo hemos llevado más en serio durante el último año.

(David) Lo que mejor funciona es Tuenti y Facebook. En You Tube siempre que podemos subimos un montón de videos. Y tienen bastante visitas.


¿Sois un grupo accesible para los fans? ¿Se pueden tomar una copa con vosotros cuando termináis el concierto?

(Edward) Sin problema. Siempre lo hacemos. Esta noche no podremos porque mañana marchamos de nuevo para Barcelona que tenemos concierto por la noche.

El apoyo de los 40 es fundamental en una banda como la vuestra

(Eddie) Sí. Aquí en España es la emisora más escuchada.

(David) Es la única radio que puede lanzar a un grupo al estrellato en España

(Rafael) No, depende.

(Edward) Está Radio 3.

¿Qué tal la experiencia con Radio 3?

(Rafael) No te recomendamos que lo veas (Risas)

¿Por?

Na... no vamos a entrar ahí. (Se vuelve a reir) Mira al grupo, vacila un poco y al final lo cuenta. La verdad es que se portaron bien y fue una buena experiencia, pero no terminamos muy contentos con el sonido. Nos llevamos una decepción muy grande porque lo habíamos preparado mucho. Lo grabamos un viernes por la tarde y se notaba que ya estaban cansados. Habían grabado a otro grupo por la mañana. Con todo mi respeto, no dejan de ser funcionarios, pero con nosotros no lo hicieron excesivamente bien.

¿Cómo fue la grabación de este primer trabajo?

(David) Bien, aunque un poco escasa de medios. Compusimos seis temas y los dejamos bastante preparados. Andrea nos produjo y gracias a él el disco ha quedado como está.

(Rafael) Teníamos más temas, pero no hubo tiempo ni presupuesto para más. Los hicimos cuando teníamos quince o dieciséis años.

(David) Han pasado dos años.

(Rafael) Crecemos

(David) No solo eso. Conocemos más música. De cara al segundo proyecto se nota esa madurez.

Precisamente las letras de vuestro grupo no son las típicas que escribirían un grupo de quinceañeros.

(Rafael) Ya. (Risas generales) ¿La pregunta es si queremos seguir el estilo de los Jonas Brothers?

Para nada

(Risas) Lo respetamos. Allá ellos.

(Edward) Yo que soy más mayor, cuando les conocí no pensaba que fueran tan jóvenes. Son mucho más maduros que otros grupos de su edad.

(Rafael) Es la música que nos gusta y que nos sale. Hasta ahora nadie nos ha puesto ningún tipo de pega.

¿Os ha perjudicado ser jóvenes a la hora de resultar creíbles?

(Edward)

(Eddie) Lógicamente tenemos menos experiencia que otros grupos. Eso se gana a base de conciertos. Así se gana la confianza.

(Edward) También hay prejuicios. Tú ves desde fuera a un grupo de jóivenes y les encasillas en un tipo de actuación, de temática, de estética. Pero no tiene por qué ser así.

(Rafael) Nos ha perjudicado pero también nos ha sacado de marrones.



¿Qué está en primer plano, los estudios o la banda?

(Edward) En el mismo plano

(Rafael) Tenemos claro que para un artista es básica una formación intelectual. Te ayuda a ser mejor músico y
mejor persona. Te sienta la cabeza, te hace madurar y nos hace tener los pies en el suelo.

¿Qué objetivos tenéis?

(Edward) A corto plazo, empezar a preparar el segundo disco y terminar el verano con los conciertos que nos quedan.

(David) Tenemos bastantes temas nuevos, pero falta pulirlos.

(Rafael) Hemos hablado con varios productores que están interesados pero no podemos decir nombres hasta que haya algo más claro y seguro.

Habréis tocado ante todo tipo de escenarios y de públicos. En esta sala, la gente que viene va a escuchar música, no por casualidad. ¿Eso os motiva u os añade presión?

(Edward) Depende del público. Los ves sentaditos y mola. Normalmente nuestros conciertos son moviditos.

(Rafael) Toquemos aquí, en el Metro o en Las Ventas vamos a ofrecer el mismo show.

(Eddie) Básicamente porque la música es la misma.

(Rafael) Nos gusta salir a darlo todo. Si luego la gente quiere estar sentada, hablando o bailando que haga lo que quiera.


¿Qué tal la experiencia de telonear a El canto del loco?

(Como si de un canon se tratara) Genial (uno tras otro en dos segundos)

(Edward) Estamos emocionados todavía. Venimos un poco creciditos de la emoción del sábado. Llegamos al escenario y había 8.000 personas. Estábamos detrás acojonados.

(David) Pensábamos que nos iban a tirar patatas

(Rafael) Patatas eh, que duelen más (Risas).

(Edward) La gente gritó al instante y dijimos “ésta es la nuestra”. Lo pasaron bien. Al día siguiente por Facebook y Tuenti nos dejaron muchos comentarios positivos.

(Rafael) Y encantadísimos con los chavales de El canto del loco. Unos profesionales como la copa de un pino. Te pueden gustar o no, pero no se le puede discutir nada como profesionales.

(David) Vinieron al camerino, nos saludaron y nos dijeron que cogiésemos lo que quisiésemos de comer y de beber.
(Rafael) Nos trataron de lujo. Ya quisieran muchos grupos de rock tocar con la caña que tocan estos tíos encima del escenario.

KIKE DEL TORO
FOTOS: http://myspace.com/themonomes

CRÓNICA - REBECA JIMÉNEZ - CLAMORES

Todo el mundo quiere a Rebeca Jiménez

*****
REBECA JIMÉNEZ - Sala Clamores - (22 de julio de 2009)


Puede parecer una idea un poco utópica pero ¿por qué nadie tiene la genial idea de, por una vez, editar un disco cuando ya se ha rodado por toda la geografía española? Sería lo ideal que el cd permitiera captar todos esos matices y sensaciones que en un estudio de grabación quedan un poco disipados. Algo así ocurre con Rebeca Jiménez. Anoche, la cantante cerraba el cupo de actuaciones madrileñas de este año con un show íntimo y emotivo en el que la sencillez y la honestidad (tan brutal como la de Calamaro) ganó por goleada.

Todo llegará, su primer disco, capta todas esas buenas intenciones pero no las resuleve de una manera conmovedora. Mucho tiene que ver que es un debut y que nadie es perfecto. Pero es que hay tanta diferencia en tantos aspectos del estudio de grabación al concierto que el disco mengüa un poco.


Rebeca tiene el poso amargo de Aurora Beltrán y la aspereza de Chrissie Hynde, pero también la elegancia de Eva Amaral o la dulzura melancólica de Luz Casal. Y además un plus de personalidad propia que la hace sonar a mucha gente y no sonar a nadie a la vez. Lo de Clamores fue un show acústico de rock de altura en el que la cantante se proclamó como la compositora novel más destacada del rock femenino nacional. Y eso que pocas guitarras distorsionadas (vamos, ninguna) sonaron. Desde el escenario de la “hermana pequeña” de Galileo Galilei (como ella misma la llama) la madrileña se despidió del público de la capital hasta finales de año.

Repasó todos los temas de su todavía incipiente debut (aunque lleva un año a la venta, se acaba de publicar una reedición en la que aparecen Ruben y Leyva de Pereza y Carlos Tarque) y se atrevió con unas cuantas versiones. Lucinda Williams se llevó la palma. Aún flipada por su concierto en Los Veranos de la Villa de Madrid, nos regaló dos momentos de gran complicidad con su banda y respeto escénico por la cantante.

Cantó por el desaparecido Enrique Urquijo o por Quique González. Su hermana, la actriz Lucía Jiménez, también subió al escenario para interpretar Antes de Marchar. Y todo quedó muy bien. Precisamente porque, como ella mismo dijo unas horas antes en entrevista, tampoco tiene la pretensión de superar a nadie, sino ser consecuente consigo misma.


Lo fue y ofreció un concierto sentido, sin complejos, para amigos (150 personas aproximadamente). Quizá todavía no ha entrado en la primera liga del pop - rock nacional en lo que a popularidad mediática se refiere, pero puede decir que tiene al menos tres o cuatro canciones dignas de ser comparadas con la de grandes autores como Antonio Vega o el mencionado Urquijo.

KIKE DEL TORO

miércoles, 22 de julio de 2009

CRÓNICA - ZODIACS - HARD ROCK CAFÉ

Música para follar … y mucho más

ZODIACS - Hard Rock Café - (21 de julio de 2009)

*****


Desconocemos si Lázaro, Miguel e Ignacio compusieron “3,2,1” con intención de que sus canciones sonaran mientras todos hacemos tal agradable “acto”. Sin embargo, anoche, fueron sus primeras palabras cuando presentaron Fuego en el aire, elegida por su público como la mejor canción para acompañarles en tal lícita actividad y que fue el tercero de diecisiete temazos, encadenados uno detrás de otro cual Ramones.

Atrás queda la inseguridad propia de quien lleva dos conciertos a cuestas y que lastró (sólo en parte) su visita a El Sol hace unos meses. Ayer se presentaban rodeados de glamour en el Hard Rock Café de Madrid, elegidos por la revista Rolling Stone para celebrar su X aniversario y ofrecieron un concierto enérgico, eficaz y con un sonido muy limpio.



Zodiacs tienen mucho que ver con los grupos ingleses en lo que a formato se refiere. No hacen conciertos especialmente largos. 70 minutos y ni llega, pero tampoco hace falta más. Como decía Cooper el otro día en una entrevista los grupos británicos tocan cinco canciones y pasa el siguiente. Si lo hacen aquí, probablemente recibirían hostias del respetable. Pero, salvando las distancias, lo que hacen en directo no es un resumen de su ya dilatada trayectoria (cuatro discos), sino que atacan con la mayor parte del nuevo repertorio. Esa humildad de no vivir del cuento y huir en la medida de lo posible de repetirse los hace grandes, cada vez más grandes.



Son tres. Ellos lo saben. Y eso es bueno y malo. Pero ojo, en ningún momento decae el espectáculo, ni la potencia sonora, a pesar de las limitaciones numéricas.

Ignacio empieza tranquilo, vestido con cazadora y pantalones vaqueros en pleno mes de julio y con 37 grados en el exterior. Ole sus cojones. Pero del pequeño y espídico tipo con pinta de tímido que sale al escenario a las 21,45 (45 minutos tarde) queda muy poco pasada una hora, cuando está totalmente metido en calor.


Y es que el concierto de Zodiacs es una línea ascendente que, si bien en los bises alcanza ese climax de auténtica banda de rock and roll, antes de llegar a ellos nos ofrecen una de las mejores canciones escritas en castellano en los últimos años: Carretera del Norte, con la que cierran el primer bloque.



No podemos predecir qué depara a Zodiacs. Si las cosas fueran como debieran ya deberían haber cruzado la frontera que les permitiera llegar a un mayor número de público. Pero las cosas están como están y sólo queda esperar.

LO QUE DIJERON LOS FANS

Jesús y Anuska

"Me gusta Zodiacs desde que salió el primer disco, desde sus primeras maquetas con cuatro o cinco canciones. Tocan la música que la gente a la que le gusta el rock and roll quiere oír. Ha sido un concierto cojonudo."
EL SET LIST:

KIKE DEL TORO

martes, 21 de julio de 2009

ENTREVISTA A LA BIEN QUERIDA

“Trato de no pasarme de cursi, pero tampoco ser una simple”



Poco se puede quejar Ana de lo mucho y bien que la están queriendo los seguidores, que ya se cuentan por miles y que han convertido Romancero en el disco más improtante del pop nacional del 2009. Definir a qué suena el primer disco de La Bien Querida es una tarea difícil que nos negamos en rotundo a hacer. Quizá por esa ausencia de normas de estilo, Romancero pasará ya mismo a la historia colectiva del pop español como una pequeña joya que promete venideras entregas igual de inestables, ilógicas y geniales. Hablamos con la protagonista de tal obra para sacarle unas cuantas frases de su boca la noche después de su celebrado debut en el Festival de Benicassim. Además, nos contó qué hay detrás de “96”, desde aquí reivindicada canción de culto a la altura del glorioso repertorio de Los Planetas o La Buena Vida.

Ayer debutaste en el Festival Internacional de Benicassim. ¿Qué tal la experiencia?

Nos lo pasamos bien y disfrutamos mucho. Con nosotros hubo mucha gente española que ya se sabía las canciones. Y es un mérito porque este festival tiene una gran parte de público extranjero.

¿Pudiste ver a algún grupo?

Que va. Llegamos, hicimos las pruebas de sonido y el concierto. Nos movimos por la zona vip. Quisimos saludar a gente y a grupos amigos que habían venido, pero nos fuimos a la noche y no nos dio tiempo.

Vamos a hablar de Romancero. Es un disco que tiene tu sello pero el abanico de estilos es muy amplio.

Cuando contacté con David Rodríguez para hacer la producción del disco lo que buscábamos era no hacer un disco monótono, que no todas las canciones tuvieran el mismo tratamiento y que fuera muy rico musicalmente. Para eso contactamos con musicazos del jazz, del flamenco. Tiene muchos colores unidos por mi voz.

¿Te esperabas un resultado así cuando le presentaste la maqueta?

Para nada. Fue gestándose poco a poco. La maqueta, muchísimo más sencilla, tuvo bastante repercusión. La grabé con un técnico de sonido y tenía bastante nivel. Cuando varias compañías me ofrecieron lanzarme el disco tenía claro que quería hacer otra cosa. Algo más a lo grande, con buenos músicos, en un estudio. Elefant puso todos los medios a mi alcance para que pudiera hacerlo. David Rodríguez me hizo los arreglos y mucha responsabilidad del sonido de Romancero es de él.

¿En qué pensabas cuando compusiste los temas de este trabajo?

La vida cotidiana. Los tira y afloja habituales de las relaciones de pareja. Lo normal, el amor, las cosas de la vida...

Las críticas han dicho que son letras muy elaboradas con un matiz poético

Son letras sencillas. Pero es una sencillez buscada. Trato de no pasarme de cursi, pero tampoco ser una simple.

Hay un montón de interés en la maqueta previa, en oir como sonaban estas canciones desnudas

Ya. Hice quince copias y no las mandé a nadie. Las colgué en Internet y fueron las mismas compañías, o la publicación Mondo Sonoro los que me pidieron que se la mandase. No volví a hacer más copias. No la tengo ni yo.


Este año estás siendo la gran revelación del mundo independiente. ¿Hay una presión extra a la hora de tocar o exponerte al público?

Impone que la gente tenga expectativas. Cuando me subo al escenario yo soy yo y es lo que puedo ofrecer. No hay más. Habrá gente que te quiera y a la que no le gustes nada. Pero eso está muy bien. A mí misma no me gustan todos los grupos. Como muchos compañeros míos, lo hacemos lo mejor que podemos.

Tenía una duda preparando la entrevista: ¿Hay algo de personaje en La Bien Querida?

No. Me subo y soy tal como soy.

Como persona que estás todavía desembarcando en este mundo, ¿cómo llevas las críticas, ya sean buenas o malas?

Mira, la verdad que las malas me afectan muchísimo (se ríe). Soy un ser humano y todos queremos que nos quieran. También un electricista, no hace falta ser músico. Cuando hablan bien intentas no creertelo demasiado. El mismo que hoy te defiende, al mes siguiente no habla tan bien. Los periodistas son así. Hay muchos discos y muchas canciones. Antes duraba todo más tiempo, ahora es efímero. En un mes tienes trescientas propuestas diferentes.

¿Te ha beneficiado este equilibrio que aporta My Space a los grupos más desconocidos?

A My Space le debo todo. Lo bueno es que con él entras en contacto con tu público. Es una relación muy cercana y eso me gusta.

De todo el Romancero, ¿Hay alguna canción más representativa de tu forma de entender la música?

No. Hemos intentado hacer un conjunto. Si sacas alguna canción de ese conjunto, pierde.

Hay un tema que me ha llamado mucho la atención: 96. ¿Qué estabas pensando en ese momento para componer una canción tan atípica?

La verdad que esta canción era mucho más pop en la idea original. Al principio nos quedó bastante vulgar, muy parecida a otras que ya teníamos. Estuvimos a punto de quitarla del disco. El sello discográfico nos dijo que le diéramos otra opotunidad porque a ellos le encantaba y a David se le ocurrió darle ese giro tecno pop que me parece super original.

Has reivindicado la figura de Julio Iglesias en alguna de tus entrevistas.

Sí (Ríe). Me hace gracia. Hay canciones que me gustan mucho. Se reunía con los mejores letristas. Él puede. Hay canciones que hablan del amor, como todas y me gustan mucho. Los arreglos me parece que están un poco caducos, pero me gusta que sean directas, como las de José Alfredo Jiménez.

¿Se puede hacer carrera hablando únicamente de amor en el mundo independiente?

Igual en el indie no. En el mainstream lo hacen absolutamente todos. Todo el mundo se enamora. Hay muchas clases de amor. El amor a otra persona, pero también el amor al dinero. Lo mueve todo.

¿Cómo es la formación que llevas en directo?

Somos cinco. David Rodríguez, que toca la guitarra y hace coros. Tengo un batería buenísimo que viene del flamenco y se llama Manolo Benítez. Luego hay otro guitarra y un teclista que viene del reagge y que además toca la flauta travesera. Son muy virtuosos y no son músicos de un sólo instrumento. Intentamos llevar el disco al directo de la mejor manera posible. No tenemos una orquesta, pero lo hacemos bien.

¿La colaboración con David Rodríguez puede llegar a ser un tándem del estilo Najwa Nimri y Carlos Jean?

No ha sido una colaboración puntual. David, aunque no le conoce mucha gente, es una persona muy creativa y me aporta cosas que yo no tengo. Me encantó que me ayudara a vestir las canciones. El próximo disco, que ya tengo las canciones, quiero que me lo produzca él.

¿Hay alguna fecha prevista para Madrid, después del concierto de El Sol en junio?

Sí. De cara a finales de año volveremos a la capital. No podemos volver antes porque tampoco están las cosas como para hacer un concierto al mes en cada sitio.


KIKE DEL TORO
FOTOS: http://myspace.com/labienquerida

lunes, 20 de julio de 2009

ENTREVISTA A LA SONRISA DE JULIA

"Hay una parte de tí que anhela que todos los medios te laman el culo, pero la otra prefiere la libertad"


Marcos es un tipo normal. Especialmente simpático, atento y hablador, algo muy bueno para un entrevistador. Lidera La Sonrisa de Julia, una de las bandas que consiguió levantar el vuelo gracias a su primer disco hace ya unos años, pero que la industria no ha tratado lo suficientemente bien. Han cambiado mucho las cosas desde entonces. Bipolar, su tercer disco, lleva un año en la calle, y más que nunca, suena como siempre quisieron sus componentes. Quizá por inmadurez, o por inexperiencia, hasta entonces dicen no haber hecho lo que quería. Este disco inicia un camino prometedor que esperemos de mucho que hablar en el futuro. Hablamos con su vocalista para que, con perspectiva, nos hiciera un balance de los últimos meses, de los próximos conciertos y de todo lo que rodea el desequilibrio de la banda (con cariño). Las palabras del cantante son tan absolutamente sinceras, y él reconoce ser tan imperfecto que no sólo nos resulta entrañable, sino también admirable.

Bipolar. Sois menos pesimistas que cuando empezásteis

(Risas) Y eso que vendemos menos discos. Con los años empiezas a disfrutar más de la música. Tal vez antes la usábamos para quejarnos y ahora para disfrutarla. Tiene mucho que ver con el estado anímico de la banda, que en Bipolar ha sido mucho mejor que en los otros discos. Es un reflejo de lo que hemos compartido en los dos últimos años y medio. Cosas mucho más intensas y bonitas.

Habéis cumplido uno por uno todos los síntomas de “la inseguridad del tercer disco”. 6 maquetas, 50 canciones, hasta cinco versiones distintas de una misma canción...

Ya, eso probablemente se deba a que nuestra discográfica no tenía mucho interés en sacar el disco. (dice medio en broma, medio-totalmente en serio). Esperamos mucho tiempo hasta que al final se nos inflaron. Mandamos un e-mail y les dijimos que íbamos a producir nosotros el disco. Si les interesaba bien, y si no que nos dieran carta de libertad. Para sorpresa nuestra, les gustó mucho y lo sacaron. Si hubiésemos tenido más éxito les hubiera interesado meternos prisa. Las circunstancias estaban cambiando. De cuatro pasamos a tres y hubo un cambio de sonido y, sobre todo, actitud, que nos ha llevado un tiempo asimilar. Cuando empezamos con el disco, sentimos el vacío de ese cuarto componente que ya no estaba.

¿Estáis contentos con el resultado final del disco?

Siempre hay mil cosas que mejoraríamos pero eso me pasa con cada disco y espero que me pase siempre. En general, es del que más satisfecho estoy de los tres. Hemos aprendido a no buscar el disco perfecto. No es bueno ir con esa actitud a un estudio de grabación. Vamos a hacerlo lo mejor que podamos. Si me dejan reharía el disco cincuenta veces más (Risas), pero eso no es sano.

¿Cuánto tiempo os ha llevado la gestación del disco, desde sus inicios hasta la edición de la misma?

Empezamos a componer incluso antes de sacar el segundo disco. Han sido casi dos años entre composición, maquetación y demás. Cuando sacas un álbum siempre hay un tiempo que tarda en lanzarse desde que lo entregas y esos momentos de euforia previos son muy inspiradores y productivos.

En el primer disco se os atribuyeron ciertas comparaciones estéticas y musicales con los primeros Coldplay. ¿Han ido desapareciendo con el tiempo ese tipo de comentarios?

Hay periodistas y periodistas. Como músicos y músicos o panaderos y panaderos. Son gente que se nota que no se han escuchado ningún disco nuestro y vienen habiendo mirado el primer titular que aparece en Internet. Con Bipolar ya no nos lo dicen. Algunas melodías evocan a la música británica, pero también nos influye el funky. Comprendo que lo dijeran al princpio porque Llevo tu voz tenía una carga muy importante de piano.

Una duda, ya que no os he visto aún en directo con Bipolar. ¿Qué banda lleváis en vivo?

Cuando hacemos un show más pequeño vamos en trio. Es una formación que nos encanta, muy esencial, pero no puedes tocar todo lo que sale en el disco. En conciertos más grandes en los que también me apetece estar más suelto y el trío se repite un poco en cuestión de energía, añadimos a un tipo muy jóven: Víctor, que toca la guitarra que te mueres.

¿En qué momento os encontráis ahora como grupo?

Estamos componiendo para el cuarto disco, que será cojonudo. Bipolar nos ha dado mucha confianza y seguridad. Hubo un momento en el que nos quitamos las pretensiones de ser británicos o lo que fuera y hemos hecho lo que nos gusta. Creo que lo nuevo sonará aún mucho más personal. No será nuestro disco definitivo, porque espero que éste no llegue nunca, pero es un paso adelante. A nosotros nos ha costado siete años encontrarnos, no siempre hemos tenido las cosas claras. Hemos dado bastantes bandazos a nivel mental. Nos han apoyado igual que nos han denostado todas las partes de la industria y los medios de comunicación, comerciales o indies. Ahora estamos en tierra de nadie y lo hemos asumido. Cuando sacamos este disco teníamos el acojone de la primera vez. Ahora nos la suda bastante lo que opinen de nosotros unos medios u otros, ya que ninguno de ellos nos da mucha coba. Lo más divertido de todo es reunirnos los tres y pasárnoslo bien.




Me ha hecho gracia lo que has dicho de los bandazos mentales. Me he acordado de eso que tienes en tu blog entre Marcos y Mercuccio.

Es plasmar un poco mi desequilibrio de una forma graciosa (Risas). No tengo la enfermedad de la bipolaridad, pero creo que puedo ser el tipo más optimista del mundo y hundirme de cojones el mismo día. Forma parte de la filosofía que hemos intentado crear con este disco. Me dedico a la música y necesito dinero para vivir. Como dijo Iván Ferreiro mientras estábamos grabando: “Todos tenemos un precio”. Todos podemos corrompernos y esas cosas es mejor saberlas. Una parte de ti anhela que todos los medios te laman el culo, pero otra prefiere la libertad. Mirando mi carrera con perspectiva no siempre ha tenido el equilibrio adecuado, para nada. Hoy por hoy, mantenemos la distancia adecuada con el éxito y el fracaso.

Ese desequilibrio supongo será bueno para componer

No lo se si lo será, pero si no fuera por él, no haría ninguna canción. Hay gente muy equilibrada que hace canciones buenísimas. No es mi caso. En los discos anteriores sólo hablábamos de nosotros mismos y de una perspectiva triste de la realidad. Aquí entra lo mejor, lo peor, lo más oscuro, profundo, positivo, divertido... Hay que aceptar esas dos partes que todos tenemos y llevarlas a un terreno común.

¿Tenéis fechas cerradas para la gira de salas del otoño?

No. Lo que tenemos claro es que cerraremos en Madrid. Quizás en Caracol, lo que pasa es que la última vez se nos quedó un poco pequeño. Quizá nos animemos y hagamos algo en Joy Eslava o dos fechas en Caracol. Aún está por ver, pero vendremos a Madrid en diciembre. Tocaremos también en Granada, Valencia, Valladolid, Barcelona, Zamora... Haremos entre diez y doce salas.

¿Puede una multinacional mengüar el talento de una banda?

Depende de la banda. Diría que no. Lo que puede joder todo es el éxito. Influye, está claro. Pero no se si para bien o para mal. No te hablo de nosotros. No nos consideramos una banda de éxito. Nosotros estamos en una multinacional y como si no estuviéramos. No me llevo mal con nadie, pero mucho caso no nos hacen. Cuando más nos apoyó Radio 3 o 40 principales fue precisamente con el primer disco, que pertenecíamos a un sello independiente. Si Vetusta Morla fichara por una multinacional no creo que cambiaran.

Mencionas muchas veces la palabra "éxito". ¿Qué entiendes tú por éxito?

No lo digo en el aspecto personal. Estoy muy satisfecho con mi vida y con lo que estoy haciendo, en gran parte. Me refiero a nivel comercial, al éxito mediático. Bipolar ha vendido mucho menos que nuestro primer disco, pero a nosotros nos encanta.

¿Cómo surgió la colaboración con IvánFerreiro?

Hace tiempo que hablé con Iván para hacer algo juntos. Cuando se lo propuse me dijo que se la enviara cuando la tuviera terminada y si le gustaba, la hacía. Me parece una posición muy honesta. Cuando escuchó la primera versión, sin mezclarla siquiera, le encantó. Lo que me sorprendió fue su grado de compromiso. No fue una grabación al uso. No sólo puso la voz. Le dimos una vuelta a la canción y fuimos a divertirnos. Le dió un toque mucho más salvaje.

Iván debe ser bastante perfeccionista en el tema arreglos

Cada uno funciona de una manera con un trabajo propio. Lo que más me alucinó fue la valentía de lanzarse sin pensar. Lo más fácil es llevarlo todo bien pensado y al final cambiamos la canción completamente.

En este disco habéis expresado vuestros estados de ánimo de una forma muy explícita, simplemente en los títulos

Es una gilipollez, pero estoy contento con el tema títulos (ríe). Me los pienso mucho. Estoy de acuerdo.



De esa bipolaridad que decís tener, ¿ha salido por fín la otra cara?

Sin duda. Siempre he sido como soy, pero había una parte de mí que no me atrevía a exponerla delante de la gente, no se decirte por qué. Quizá cuando pase un tiempo pueda verlo todo con más tranquilidad. Ser un buen cantante implica cantar bien. Mis cojones. Había partes más salvajes o destructivas que no sacaba a la luz por “cantar bien”.

¿Qué habéis aprendido?

En esencia, a utilizar la música como un fin y no como un medio. Cada vez valoramos más un concierto sólo por el hecho de reunirnos a tocar, más que para hacerlo por vender más discos. Al principio había muchas segundas intenciones. No me gustaba reconocerlo, pero formaba parte de mí. Ahora ha cambiado todo eso.

KIKE DEL TORO
FOTOS: http://myspace.com/lasonrisadejuliamyspace; KIKE DÍAZ (www.lasonrisadejulia.com)

jueves, 16 de julio de 2009

CRÓNICA - MALÚ PALACIO DE LOS DEPORTES

La cantante ofreció un concierto enérgico ante un público escaso

La (frustrada) noche que Malú siempre soñó

*****
Malú - Palacio de los deportes - 16 de julio



Actuar en el Palacio de los deportes de Madrid no es una cosa que se haga todo los días. Mucho menos llenarlo o tener una buena asistencia y ya, superar los nervios de la cita y además, hacerlo bien, es cosa de grandes.

El problema es que Malú no es grande. Al menos no todo lo grande que una mujer con su privilegiada voz debiera ser tras doce años de carrera. El no saber escribir canciones no tiene por qué ser malo. Nadie es perfecto. Ahí está Luz Casal, por poner un ejemplo, para demostrarlo. Pero lo más grave es su absoluto inmovilismo durante más de una década materializado en siete discos insustanciales con dos o tres canciones radiables en cada uno que pueden engordar su cuenta corriente, pero no su talento.

Esto, unido al disparate de programar un concierto de pop en pleno ecuador estival en un recinto gigantesco cuando media España está de vacaciones y la otra media sufriendo los efectos de la crisis, hicieron que la noche que Malú tanto deseaba fuese un poco agridulce. De las 16.000 personas que puede acoger el Palacio de los Deportes, sólo acudieron a la cita algo más de 5.000.



El público, bastante heterogéneo, respondió con evidente frialdad a los temas de Vive, tocados sobre todo en el primer bloque del concierto. Pero era sonar cualquier hit de sus anteriores discos y la reacción del respetable cambiaba por completo. La cosa fue un poco monótona. Todo hay que decirlo. El estilo de la cantante limita el poder hacer un concierto dinámico pero lo cierto es que Inútilmente (aún con cagada por parte del equipo de sonido) fue el momento más íntimo del concierto en el que se vió a flor de piel todas las cualidades de la cantante. Y no son pocas.

Toda, No me extraña nada, Sin ti todo anda mal, No voy a cambiar, Te conozco desde siempre o Aprendiz sonaron prácticamente encadenadas y consiguieron una ferviente respuesta de los allí reunidos que cantaban a grito pelado los trágicos medios tiempos de la cantante.

Si estoy loca, convertida ya en un éxito a la altura de Aprendiz y, una gira más, Como una flor, pusieron punto y final a un concierto en el que Jerry Rivera, amigo de la cantante, participó en la canción Cómo te olvido, nuevo single de Vive.


¿Mal concierto? No. Noche llena de singles y de agradecidas respuestas por parte de sus seguidores. Ahora bien, cualquier melómano que se precie anhelaría que por fín Malú utilizara como es debido sus cuerdas vocales y dejara de optar constantemente por el camino fácil.

EL DETALLE (A buenas): Por las casi 30 veces durante el show que Malú posa cual estrella Pelo Pantene, se podría plantear un cambio en el patrocinio de sus conciertos. (el actual es Holiday Gym).

KIKE DEL TORO
FOTOS: RAMÓN MATÍAS